SOLILOQIOS DE UNA BEASTRUZ PERDIDA EN TERRANOVA

sábado, 20 de febrero de 2016

EN EL PARQUE

Estoy sentada en un banco. No hay niños en el parque. Sólo yo rodeada de ventanas aquí, escribiendo y dando gracias.
Gracias por lo que tengo y lo que no.
Gracias porque en la escuela esta de la vida voy aprobando aunque sea a duras penas.

Gracias por ser yo, aunque a veces me cueste soportarme.
Gracias por teneros, aunque a veces me cueste sentiros.
Gracias por tantos cofres del tesoro llenos de tantas experiencias vividas y por vivir.
Gracias a todes por acompañarme en este mi tumultuoso paseo por la vida. Porque sin vosotros no llego al aprobao ni de coña.