SOLILOQIOS DE UNA BEASTRUZ PERDIDA EN TERRANOVA

lunes, 22 de febrero de 2016

VICANCILLOS

La virgen se estaba lavando en el camino que lleva a Belén. Bajó hasta el valle que la nieve cubrió, y se tapó con dos cortinas que debió encontrar por ahí.
Mientras tanto los pastorcillos querían ver a su rey al igual que las muñecas de famosa que se dirigían al portal campana sobre campana.
Algunos llevaban regalos en su zurrón mientras yo me remendaba.
Me remendé o me eché un remiendo, que viene a ser lo mismo pero después me lo quité y me quedé como estaba: y sobre campana, una.- A Belén pastores!, a Belén chiquillos! - me cogí un cabreo que ni sé... Luego ya, ropoponpón paquí, ropopopón payá se me pasó un poco y pensé que era mejor que la marimorena andara varias veces. Como sólo anda en nochebuena...
Al final decidimos hacer la muralla juntando todas las manos e irnos todos hasta Italia luciendo jerseys a rayas, pero pasando de la mafia.
Más que todo para bañarnos en la playa.
Pero no llegamos porque nos quedamos anonadados intentando averiguar cómo es posible que los peces beban dentro del río y disfrutando de los agradables vapores del retropaladar afrutado y espiritoso del Lambrusco.
P'habernos ahogao!
Buenas noches de jazz y de amor aunque el claro sol no brille ya. Feliz realidad...