SOLILOQIOS DE UNA BEASTRUZ PERDIDA EN TERRANOVA

lunes, 22 de febrero de 2016

SINTO +

Seres alados vuelan sobre mi cabeza contentos y felices. Creo que quieren decirme algo que no alcanzo a entender.
Creo que quieren que esté como ellos. Como el árbol. Sonriente y agradecida pase lo que pase.
Que no le de importancia a las cosas que no la tienen.
Que coja todo lo importante y lo convierta en importantemente habitual.
Tengo el cuello helao. Sus alas son tan grandes como las que imaginé que tenía yo el otro día.
Igual son diablillos disfrazaos de ángeles o tal vez sean los últimos síntomas de todo el turrón de chocolate que me he metido entre pecho y espalda incluso antes de las fechas previstas. Y después.
Vayausteasaber.